fbpx

Cuando se está por finalizar el período de prácticas profesionales de alguno de sus estudiantes, son muchas las empresas que solicitan a éstos que presenten, ante gerentes o directores, los resultados, los aprendizajes e incluso los hallazgos ganados durante estos meses. Una instancia de la que muchas veces depende que al joven le sea ofrecido un puesto fijo dentro de la firma.

Reclutadores con experiencia, explican que la oportunidad de hacer de la pasantía un trabajo permanente no sólo depende de los resultados logrados en ese tiempo, sino también de las habilidades que el estudiante tenga para comunicarse, la energía con la que lo haga, la seguridad que demuestre, hasta la empatía que pueda despertar durante la presentación.


Tanta relevancia tienen estas capacidades para las empresas, que un pasante con grandiosas iniciativas pero que no domina estas habilidades sociales, puede irse sin recibir la propuesta de empleo. Para que no seas de los que cae dentro de este grupo, no dejes de aplicar estos 6 consejos para hacer una buena presentación de cierra a tus prácticas profesionales.

1. Usar diapositivas sólo como guía de la presentación


Al momento de hacer una presentación siempre es bueno usar como respaldo una serie de diapositivas que contengan los puntos principales. Pese a ello, debes tener en claro que éstas son tan sólo una especie de guía, pero de ninguna forma deben lograr distraer la atención de la audiencia de tus palabras.

2. Diseñar un plan para hacer crecer a la compañía


De seguro durante este tiempo identificaste numerosos aspectos que se podrían mejorar. En base a éstos, elabora un plan para presentar durante esta instancia. Para que éste sea efectivo debe detallar el dinero que la empresa se podría ahorrar haciendo esos cambios, por qué la haría más competitiva, así como cualquier otro punto que muestre la eficacia de tu plan.

3. Presentar evidencia que respalde tus argumentaciones


Para dejar en claro que sabes exactamente de lo qué estás hablando, es recomendable usar cifras, datos concretos o cualquier otro tipo de evidencia que respalde tus argumentaciones. Recurrir a alguna gráfica, tabla o diagramas puede ser de gran utilidad, siempre que no distraigan la atención de lo importante.

4. Tener buen lenguaje corporal, ser entusiasta y no olvidar sonreír


Las empresas quieren contar con jóvenes entusiastas y llenos de energía; por ello, esta es la mejor oportunidad para demostrar ante todos que ofrecerte un puesto permanente es un beneficio para la firma. No olvides modular correctamente, enfatizar los puntos importantes, cuidar tu lenguaje corporal y lo más importante de todo: no olvides sonreír.

5. Agradecer a la empresa por la oportunidad


Si realmente quieres quedarte debes aprovechar este momento para agradecer públicamente a la compañía por la oportunidad, al igual que a todas aquellas personas que te acompañaron durante todo el proceso. Una vez acabes con los agradecimientos, deja en claro que tienes real interés en sumarte de forma permanente a la fuerza laboral de la misma.

6. No olvides practicar antes de la presentación


Un consejo que de seguro leíste hasta el cansancio, pero que nunca viene mal recordar es antes de cualquier presentación practicar ante el espejo o con un amigo que te diga que puntos mejorar, en qué partes poner más énfasis, qué necesita ser más explicado, entre otros detalles que te permitan brillar frente a los gerentes de la compañía.